Mi blog y yo solos en el mundo

pensando en la gente que ama las madalenas

No hay un camino para la paz, la paz es el camino -Ghandi-

Y entonces comprendí porque le llamaban

viernes, octubre 07, 2011

Simpatía alemana.

El otro día fuimos los de la oficina a jugar al billar y en eso estabamos cuando me dice mi jefe...

- Sabes he aprendido otra cosa de los españoles
- ??

- Si verás a mi perra (que se ha traido de España) le encanta rebozarse en la mierda.
- ...

Creo que es la primera vez en mi vida que un jefe me deja sin capacidad de respuesta y es que son la ostia de simpaticos.

jueves, octubre 06, 2011

una historia antigua.

Cuando aún estaba en España, atravesé por una época curiosa, no tenía trabajo en el curro y solo tenía que ir un día a la semana, y aún así la carga de trabajo era tan baja que podía completar todas las tareas pendientes en unas 4 o 5 horas, eficaz que es uno.

El caso es que ante este panorama hice lo que todo ser humano normal y coherente haría en mi situación al menos desde mi punto de vista llegar más tarde y más relajado, completar el curro de la mejor manera posible e irme para casa pendiente eso sí de si había alguna cosilla importante por mail.

Esta situación duró un mes más o menos, sin repercusiones negativas para el trabajo hasta que un día a uno de mis jefes se le metió entre ceja y ceja que eso de hacer el trabajo e irme era de una pachorra inadmisible, así que hizo lo que todo jefe hace en esos casos, llamar a mi otro jefe y decirle que no que tenía que estar allí a las 8:00 y largarme a las 19:00 hombre por dios.

Y así me lo comunicó mi responsable, y así fui al día siguiente a la oficina y esto fue lo que pasó.

08:00 hora zulú, un daimon ojeroso y de mala ostia entra por la puerta de la oficina, tareas del día... tocarse los huevos durante 11 horas.

un minuto más tarde aparece por mi mesa el jefe con sonrisa de superioridad... a regodearse vamos.

- Hombre daimon veo que han hablado contigo sobre lo de venir a tu hora porque bla bla bla yo listo bla bla bla tienes que hacer lo que te digamos.

- aham.

- Buuuuueeeeno y que tienes para hoy?

- Pues mira me voy a quedar sentadito en esta silla todo el día porque resulta que es muy temprano y aun no hay ninguna tarea por hacer...

- ...

Al pobre hombre le cambió la cara pero por el lado bueno a mi también y hasta me mejoró un poquito el humor.

Un par de meses más tarde andaba yo de camino a Alemania.