Mi blog y yo solos en el mundo

pensando en la gente que ama las madalenas

No hay un camino para la paz, la paz es el camino -Ghandi-

Y entonces comprendí porque le llamaban

martes, febrero 06, 2018

Y que seas feliz...

Aunque no quiero enviarte un mail que pueda romper tu paz mental, hay algunas cosas que quiero decirte, o al menos dejar por escrito.

Siento mucho como acabaron las cosas entre tu y yo, pero me alegro de que acabaran, no era feliz contigo, siento que fuera así, pero de verdad que no fui feliz durante mucho tiempo, demasiado.

cuando después de la ruptura, me dijiste que necesitabas que desapareciera, lo hice, y hasta hoy he intentado respetar lo que me habías pedido, una pauta de mi vida la de intentar complacerte, que tonto puedo llegar a ser.

Una vez pusiste una publicación en fb, un príncipe le arruinaba la vida a una princesa con su inmadurez y su miedo al compromiso, aquélla caricatura, me sentó como un mazazo, por injusto y por triste, pero como una gran revelación, si ya es jodido querer un príncipe azul, imagina lo jodido que es intentar serlo, aunque creo que eso nunca te pasó por la cabeza, no creo que nunca hayas tenido demasiado espacio para mis sentimientos en tu ecuación.

Fue ese día, cuando decidí bloquear tus publicaciones, no quería leer más sobre lo horrible de la ruptura, sobre lo importante que es que TU te quieras porque ALGUIEN (yo?) no ha sido capaz de amarte... como si no supiera que eres una persona maravillosa, como si no me hubiera dolido perder a una amiga de tantos años... como en definitiva si nuestra relación hubiera sido perfecta antes de que yo la arruinara, y los dos sabemos que no fue así.

Después de aquello, entré algunas veces más a tu fb, esperando ver tu cara feliz, quizás con alguien, quizás viajando, alegre, libre, esperanzada... algo hubo, pero siento decir que poco, sobre todo mensajes que yo leí como indirectas, el que más me dolió fue uno sobre el síndrome de Peter pan... todos mis cuidados, todo mi apoyo, todo el cariño, el compromiso y el esfuerzo puesto a la relación, para acabar leyendo un articulo en el que entendí que otra vez me llamabas inmaduro de mierda, ya no era tu príncipe, así que supongo que quisiste que fuera un sapo, pero aún así me dolió, ahí decidí dejar de sentir que tu estado de ánimo, es mi responsabilidad.

Usé mi cumpleaños como fecha tope para cerrar completamente esa vía de comunicación entre nosotros, recuperar ese espacio que es mío y en el que de alguna manera ya no podía ser yo, igual que ahora escribo estas lineas para recuperar este espacio que también me pertenece y que no tienes ningún derecho a quitarme, el primer día de mis 38, os eliminé de amigos a ti, y a toda tu familia, fue liberador, un poco triste, pero liberador.

Ya está todo dicho, me encantaría que me entendieras, y que en su momento, hubieras dejado algo de sitio para mi, en ese nosotros que tanto te dolió que destruyera, eres una persona maravillosa, y te quiero a pesar de todo, pero estoy cansado de esconder mis sentimientos para no herir los tuyos.

Adiós, y que seas feliz...